jueves, 24 de septiembre de 2009

EL PROYECTO DE VIVERO

UNIDAD I EL PROYECTO DEL VIVERO
INTRODUCCION
1. La Horticultura ornamental y de vivero razones que justifican su interés.

La reproducción de las especies es una de las grandes leyes de la Naturaleza que gobierna el mundo animal y vegetal. Durante mucho tiempo, el hombre ha imitado a la naturaleza copiando sus métodos de reproducción.

El desarrollo de las producciones vegetales y particularmente de las producciones hortícolas ornamentales y de vivero ha ocasionado una demanda creciente de plantas jóvenes, paralelamente el número de cultivares disponibles ha progresado de modo notable.

Las técnicas de multiplicación han evolucionado, a lo largo del tiempo, primero muy lentamente, debido al caracter típicamente artesanal de esta actividad que hicieron que muchas prácticas se mantuvieran en posesión de un reducido grupo de profesionales y aficionados. Si a ello añadimos la fuerte tradición de cultivo familiar, comprenderemos mejor el hecho de que se haya localizado en determinadas zonas durante mucho tiempo.

La evolución tecnológica que se ha operado en la agricultura en los últimos 40 años, con la aparición de los plásticos, la química agricola, la biotecnología etc, ha hecho que el desarrollo de esta actividad en las últimas décadas haya sido muy rápido, no obstante la tradición familiar sigue siendo la base de la industria ornamental y de viveros.

El consumo de plantas en nuestro país adquiere cada día mayor importancia. Algunas las producimos nosotros y otras muchas se importan de países con una grán tradición y empuje comercial como Holanda, Bélgica o Dinamarca. Sin embargo, las condiciones climáticas de muchas zonas de nuestro pais permitirían cubrir grán parte de nuestras necesidades e incluso, en muchos casos, ser importantes suministradores de ese mercado de más de 300 millones de consumidores que es la Comunidad Económica Europea.

Si tratáramos de resumir las principales ventajas e inconvenientes que plantea la producción de plantas, para nosotros, podríamos citar las siguientes:

Ventajas
- El mercado potencial español es muy importante y se desarrolla a notable velocidad.

- Existe una relación peso/precio que disminuye la importancia del coste de transporte, lo cual favorece los intercambios.

- Se obtienen altas producciones unitarias, lo que permite un mejor apovechamiento de la superficie cultivada.

- Se requiere por lo general una cierta cualificación que, a su vez, es bién renumerada en comparación con el resto del sector agrario.

- Disponemos de zonas hortícolas consolidadas y con importante número de empresarios.

Inconvenientes
- Se necesita una elevada inversión en infraestructura, materiales de cultivo, planta de calidad, etc.

- El mercado es muy sensible a la moda y exigente en calidad. El ornamental es un mercado “de lujo” y muy voluble.

- Algunas zonas de producción tienen climas extremos en determinadas épocas y las instalaciones convencionales presentan problemas de manejo ambiental.

- El alto nivel de mecanización y especialización alcanzado en paises tradicionalmente productores puede hacer pasar a segundo término nuestras ventajas climáticas y de costes laborales.

- El mercado español es, hasta el presente, poco transparente y carece de suficientes puntos de venta.

2.1. Factores físicos
Producir en zonas distantes a los mercados obliga a poseer buenos conocimientos de tecnologia de post-producción de plantas y a contar con unos costes de transporte y distribución nada despreciables.

La disponibilidad de agua de buena calidad es un factor que hay que tener en cuenta, pues condiciona el cultivo de plantas sensibles a la salinidad, que son muchas.

La calidad del suelo es importante para producción de plantas a raíz desnuda y plantas con cepellón.

La climatología favorable ayuda a reducir costes pero debe tenerse en cuenta que en la mayoría de los casos la climatización no supone más allá del 15-20% de los gastos.

2.2. Factores sociales

Se sabe que la producción de planta es muy dependiente del factor mano de obra, estando situado el coste entre el 30% y el 50% del total. Disponer de personal entrenado y eficiente debe ser objetivo prioritario del empresario productor de planta. Cada día se aprecia una mayor tendencia a la producción mecanizada, y cada vez hay que afinar más en los costes.

Cuando hablamos de cualificación profesional, nos referimos tanto a la de los que gestionan la empresa a nivel económico o técnico como al personal especializado para desarrollar los trabajos de producción en viveros e invernaderos.

Para llevar a cabo la adquisición de materias primas, las tareas de formación y reciclaje, la comercialización eficaz, etc., se requiere un cierto nivel de organización que posibilite la realización de las mismas sin costes excesivos o innecesarios.
Son un claro ejemplo de organización los mercados de subastas que existen en Holanda.


2.3. Factores estructurales

Una tecnología mejor adaptada a nuestras condiciones de producción requiere, por ejemplo, un mayor número de trabajos de investigación sobre producción en las diferentes zonas del país que poseen condiciones distintas a la mayoría de las centroeuropeas, y por lo tanto plantean problemas a los que hay que encontrar solución.

Algo parecido puede decirse de los centros de formación profesional especializados.

El apoyo financiero a la iniciación de nuevas empresas de producción, cuando existen suficientes garantías técnicas, es un factor imprescindible, considerando las elevadas inversiones que se requieren. En muchas zonas costeras, el capital privado se ha orientado a especulaciones más rentables, Así pues, para mantener un equilibrio entre sectores, se requiere un cierto apoyo oficial, al igual que ocurre con otros paises

3. Los problemas técnicos y las vías de solución

De la influencia que pueden tener los distintos factores que inciden sobre el desarrollo de la producción de planta en nuestro país podemos observar en la tabla I.2. una serie de propuestas para un mejor desarrollo de este subsector.